“Lucuella Experimental” IPA estilo belga a base de Belgian Pilsner con lúpulo Northern Brewer de cuerpo, Styrian Golding de sabor y Citra de aroma

Ingredientes

  • 2.4 cuartos de galón de agua, más 1 galón para la extracción de las azúcares fermentables.
  • 1.8 libras de malta Belgian Pilsner.
  • 0.1 libras de malta Caramel 20L.
  • 0.2 libras de malta Maris Otter.
  • 0.25 libras de malta Munich.
  • 0.5 onzas de lúpulo Citra en hojas.
  • 0.1 onzas de lúpulo Northen Brewer.
  • 0.15 onzas de lúpulo Willamette.
  • 0.3 onzas de lúpulo Styrian Golding
  • Medio paquete (5.75 gr) de levadura Belgian Ale (ej.: Safale S-33).
  • 3 cucharadas de miel de maple para carbonatación natural.

Importante: Todas las maltas deben estar debidamente molidas.

Preparación

1. Maceración del cereal (mash en inglés)

  1. En una olla grande, caliente los 2.4 cuartos de galón de agua en alto hasta alcanzar los 160oF (71oC).
  2. Agregue la malta y revuelva lenta y suavemente. La temperatura se reducirá a 150oF (66oC) en un minuto.
  3. Apague la estufa.
  4. Deje la malta en el agua por una hora, entre 144o y 152oF (63o – 68oC). Revuelva cada 10 minutos para distribuir la temperatura uniformemente en la mezcla. Chequee constantemente la temperatura de la mezcla en diferentes partes y asegúrese que está en ese rango.
  5. Si la mezcla se enfría mucho, caliente de nuevo en alto hasta alcanzar ese rango de temperatura y apague la estufa de nuevo.
  6. Si se cuenta con una olla adicional, 10 minutos antes de terminar la maceración, caliente un galón de agua en otra olla hasta alcanzar los 170oF (77oC). Si no se cuenta con olla adicional, este paso se puede hacer después.
  7. Al cabo de una hora de maceración de la malta, caliente la mezcla en alto y revuelva constantemente hasta alcanzar los 170oF (77oC).
  8. Apague la estufa.

2. Filtración del cereal (sparge en inglés)

  1. Coloque un colador fino grande sobre una olla y vierta la malta macerada lentamente, capturando el líquido.
  2. Vierta el galón de agua previamente calentado a 170oF (77oC) sobre la malta. Asegúrese de hacerlo lentamente y de vertirla de forma distribuida, para extraer el máximo de azúcares necesarios para la fermentación.
  3. Recircule el líquido nuevamente sobre la malta.

3. Adición del aroma y sabor

  1. Caliente el mosto en alto hasta que hierva.
  2. Cuando comience a formarse espuma, reduzca el calor pero asegúrese de que la mezcla continue hirviendo lentamente durante 60 minutos. Agrege 0.1 onzas del lúpulo Northen Brewer y 0.05 onzas de Willamette.
  3. A los 15 minutos agregue 0.1 onzas de lúpulo Styrian Golding y 0.1 onzas de lúpulo Citra.
  4. A los 30 minutos agregue 0.1 onzas de lúpulo Willamette.
  5. A los 45 minutos agregue 0.25 onzas de lúpulo Citra.
  6. A los 55 minutos agregue 0.1 onzas de lúpulo Styrian Golding.
  7. Al completar los 60 minutos de hervir el mosto, apague la estufa y agregue el resto de lúpulos Citra y Styrian Golding.
  8. Prepare un baño de agua fría con hielo en otro recipiente más grande que la olla, o en su lavaplatos.
  9. Ponga la olla sobre el baño de agua fría hasta que el líquido se enfríe por debajo de los 70oF (21oC). Esto puede tardar unos 30 minutos, pero entre más rápido se enfríe el líquido mejor, pues contribuirá un poco a la aclaración de la cerveza.

4. Fermentación

IMPORTANTE: Asegúrese de que todo su equipo esté esterilizado, pues cualquier bacteria puede contaminar la cerveza y matar la levadura necesaria para la fermentación. Se recomienda usar productos de estelirización apropiados para alimentos, preferiblemente que no necesiten enjuagarse.

  1. Vierta el líquido en el fermentador esterilizado, usando un embudo y colador esterilizados.
  2. Asegúrese de dejar algo de espacio en el fermentador, de lo contrario todos los ingredientes comenzarán a salirse durante la fermentación. Si por el contrario, faltó espacio, agrege agua destilada para completar el galón.
  3. Agregue la media bolsa de levadura (5.75 gramos) al fermentador.
  4. Esterilice sus manos, cubra la boca del fermentador con una mano y sosténgalo con la otra, y agite para distribuir la levadura en toda la mezcla.
  5. Vierta un poco de solución para esterilizar (o en su defecto agua destilada) en un recipiente.
  6. Tape el fermentador y conecte la manguera a la tapa del fermentador en un extremo, y sumerja el otro extremo en el recipiente con la solución para esterilizar. Coloque el fermentador en un lugar oscuro y fresco (como un closet, por ejemplo).
  7. La solución comenzará a hacer burbujas en las horas siguientes, cuando la levadura se active y comience a producir CO2 en el proceso de fermentación.
  8. Espere unos 2 o 3 días, cuando no se produzcan más burbujas, reemueva la manguera del fermentador y conecte la trampa de aire al fermentador.
  9. Ponga el fermentador en un lugar oscuro y fresco, y espere otros 11 días.

5. Embotellado y carbonatación natural

IMPORTANTE: Asegúrese de que todo su equipo de envasado esté esterilizado, pues cualquier bacteria puede contaminar la cerveza y matar la levadura necesaria para la carbonatación natural. Se recomienda usar productos de estelirización apropiados para alimentos, preferiblemente que no necesiten enjuagarse.

  1. Después de 2 semanas de fermentación, revise si el fermentador presenta burbujas. Si todavía hay burbujas, espere un par de días más y revise de nuevo, pues esto indica que la cerveza no ha terminado de fermentar.
  2. Disuelva 3 cucharadas de miel de maple en media taza de agua, caliente un poco en bajo para disolver la miel uniformemente en el agua.
  3. Vierta la miel en una olla esterilizada.
  4. Usando el tubo y manguera de embotellado, saque la cerveza del fermentador, teniendo cuidado de no extraer el sedimento del fondo, y vierta el contenido en la olla con la miel. Si desea coloque un colador esterilizado en la olla para filtrar sedimento que salga del fermentador.
  5. Mezcle bien la cerveza con la miel. La carbonatación natural será producida por la levadura restante en la cerveza, que consumirá el azúcar y producirá CO2.
  6. Repita el proceso de succión para vertir la cerveza de la olla a las botellas, o simplemente use un embudo esterilizado para vertir directamente de la olla.
  7. Cierre las botellas y almacene en un lugar oscuro a temperatura ambiente por dos semanas.
  8. Después de dos semanas, coloque las botellas en la nevera al menos por un día antes de consumir.

Autor: Luis Cuellar

Cervecero artesanal, Fotógrafo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *