Ventajas de usar dextrosa en carbonatación natural de cerveza

Hace poco comencé a utilizar dextrosa -azúcar derivada principalmente del maíz- para carbonatar cerveza naturalmente.

Durante dos años estuve carbonatando con diferentes ingredientes naturales como miel de abeja, miel de maple, panela, e inclusive pasas.

Lo interesante de usar estos ingredientes es que le añaden características adicionales a la cerveza como sabor y aroma. Sin embargo, debido a que estos ingredientes no sólo tienen azúcar, en el proceso de la carbonatación natural tienden a producir más sedimento, que usualmente tardar un poco más de tiempo en asentarse en el fondo de la cerveza durante el acondicionamiento en la nevera antes de consumirse.

Otra observación que tengo luego de haber usado estos productos por dos años es que le imparten ciertos sabores extraños a la cerveza, que se limpian al cabo de una o dos semanas en la nevera.

En mi experiencia, no importa si hago una IPA o una Stout, al utilizar alguno de estos ingredientes naturales, las dos cervezas resultan sabiendo en el fondo algo parecidas.

Cuando comencé a usar dextrosa, una de mis observaciones inmediatas fue las diferencias en el sedimento que produce al carbonatar, el cual se produce en mucho menos cantidad y es mucho más fino, y además se queda pegado al fondo de la botella, lo que hace mucho más fácil servir la cerveza sin agregarlo y dañar su apariencia.

Por otra parte, la dextrosa no añade sabores ni aromas adicionales a la cerveza, y permite apreciar los sabores brindados por el lúpulo y la malta, lo cual es muy importante en ejercicios de comparación de sabores dados por diferentes lúpulos o levaduras.

Finalmente, dado que su sabor es neutro, la cerveza tiende a estar lista para consumirse al cabo de unos días en la nevera, usualmente más rápido que al carbonatar con otros productos naturales.

Autor: Luis Cuellar

Cervecero artesanal, Fotógrafo.

3 reflexiones sobre “Ventajas de usar dextrosa en carbonatación natural de cerveza”

    1. Hola Ignacio,

      Cualquier tipo de azúcar que utilizo para gasificar naturalmente la disuelvo primero en un poco de agua hirviendo para pasteurizarla y licuarla. Luego dejo enfriar este almíbar y lo agrego a la olla o recipiente que voy a utilizar en el embotellado y vierto la cerveza encima para facilitar su mezcla. Al vertir la cerveza en este recipiente me aseguro de no salpicar para evitar la oxidación de la cerveza, sin embargo, con mucho cuidado revuelvo la cerveza utilizando la manguera desinfectada que utilizo para tal efecto.

      Hoy en día se me dificulta un poco conseguir dextrosa, así que he estado usando azúcar de mesa con resultados muy similares.

      Ahora bien, para calcular la cantidad de azúcar en el lote utilizo esta herramienta: https://www.brewersfriend.com/beer-priming-calculator/
      Ten en cuenta que esta cantidad depende de la temperatura de fermentación de la cerveza, la cantidad de cerveza a embotellar y de los volúmenes de CO2 que quieres lograr en la cerveza (los cuales dependen del estilo de cerveza).

      Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *