La importancia de la maduración de la cerveza

Hay algo que siempre he notado en mis cervezas, saben mucho mejor luego de 2 semanas de maduración en un lugar fresco, y otras dos semanas en la nevera.

En cuanto a la maduración en un lugar fresco por unas dos semanas, es recomendado hacerlo cuando se carbonata naturalmente para dejar que la levadura consuma el azúcar y genere la carbonatación apropiada. Durante estas dos semanas la levadura también va a consumir ciertos sabores indeseados de este proceso, así que si se decide madurarla por menos tiempo se van a notar sabores típicos de cerveza verde. Seguir leyendo “La importancia de la maduración de la cerveza”

Cómo aclarar la cerveza artesanal hecha en casa

Hay varios métodos naturales de aclaración de cerveza, pero el método más práctico a mi parecer es la utilización del musgo de irlanda (irish moss) y una correcta maduración de la cerveza en la nevera. Seguir leyendo “Cómo aclarar la cerveza artesanal hecha en casa”

Riesgos de trasladar el mosto a un fermentador secundario

Hace dos años mi esposa me regaló un kit de preparación de cerveza, y gracias a ello aprendí que hacer cerveza no era tan difícil como me lo imaginaba, cualquier persona puede hacerla con un equipo básico, y siguiendo varios pasos sencillos.

Las recetas de estos kits sugieren fermentar la cerveza por 15 días en un solo fementador, y luego envasarla en botellas para dejarla madurando por otros 15 días antes de enfriarlas y consumirlas.

Fermentación de cerveza
Mosto en el fermentador durante el proceso de fermentación

Estas recetas no mencionan la utilización de un fermentador secundario, lo cual me pareció extraño porque muchas personas recomiendan usarlo para limpiar la cerveza del sedimento resultante de la fermentación, el cual contiene células muertas de levadura, sedimento del lúpulo y sedimento amargo de la malta (taninos) que supuestamente podrían afectar el sabor final de la misma. Seguir leyendo “Riesgos de trasladar el mosto a un fermentador secundario”

La paciencia es la mejor aliada en la preparación de cerveza

Ya llevo cerca de dos años preparando y diseñando mis propias cervezas. Usualmente preparo cervezas frutales con bastante lúpulo y estilo belga, pero últimamente he estado experimentando con stouts, porters y brown ales.

Cuando diseño una receta, escojo los ingredientes imaginando cómo sabrá al cabo de un mes, cuando la fermentación y el acondicionamiento de la misma haya finalizado. Un mes es una larga espera, y en varias ocasiones por impaciente he abierto y probado cervezas que no habían estado listas todavía para ser disfrutadas. Seguir leyendo “La paciencia es la mejor aliada en la preparación de cerveza”

Desventajas de carbonatación natural en la aclaración natural de cerveza artesanal

Recientemente decidí seguir el proceso dispendioso de aclarar una cerveza con gelatina y acondicionamiento en frío. La técnica consisten en poner el fermentador en la nevera un par de días previos al embotellado, a una temperatura entre los 34o y 38oF (1o – 3oC) y por una semana. Esto hace que partículas presentes en la cerveza se enfríen y caigan al fondo.

Durante este tiempo, se puede agregar una mezcla de gelatina sin sabor con agua, para acelerar el asentamiento de estas partículas.

Este proceso agrega más tiempo de espera en la preparación de cerveza, y puede ser riesgoso, debido a que se debe agregar gelatina al fermentador, y si no se siguen las medidas apropiadas de limpieza, la cerveza se puede contaminar.

La utilización del musgo de irlanda (irish moss) en el hervor del mosto también facilita este asentamiento de partículas.  Seguir leyendo “Desventajas de carbonatación natural en la aclaración natural de cerveza artesanal”

Aclaración de cerveza artesanal con frío

Uno de los métodos para aclarar cerveza de forma natural es por medio de frío. Esta técnica es conocida como “cold crashing”, y consiste en enfriar la cerveza a 34o – 38oF (1o – 3oC) un par de días previos al embotellado, por más de una semana. Esto hace que ciertas proteinas y otras partículas presentes en la cerveza se aglomeren y se asienten en el fondo.

Este proceso es usado en lagers, y también es denominado lagering.

Hay personas que combinan esta técnica con el uso de gelatina sin sabor, que también ayuda en la aglomeración y asentamiento de partículas en la cerveza. Inclusive, el uso del musgo de irlanda (Irish moss) facilita este proceso de asentamiento de proteínas.

Una vez termine el acondicionamiento en frío de la cerveza, se debe vertir en el keg para deshacerse de la levadura vieja y evitar la autolisis de la misma.

Es importante tener cuidado de no mover mucho el fermentador mientras se transfiere la cerveza al keg, pues el sedimento se puede mezclar de nuevo con el líquido.

Cuando se carbonata naturalmente, se debe esperar 3 o 4 semanas para lograr carbonatación en las botellas, pues la levadura tardará tiempo en despertar y producir el CO2.

Referencias:

Aclaradores naturales de cerveza artesanal: Musgo de irlanda (Irish moss)

El musgo de irlanda en presentación deshidratada es un producto natural que ayuda a aclarar la cerveza, forzando a ciertas proteínas a asentarse en el fondo de la cerveza durante la fermentación.

Este producto es agregado al mosto de la cerveza después de los 60 minutos de haber hervido. Utilice 1.5 cucharaditas de musgo de irlanda deshidratado para 5 galones, o un poco menos de media cucharadita para 1 galón de cerveza.

El resultado será casi que inmediato, y podrá apreciarse durante el proceso de enfriamiento del mosto antes de echarlo al fermentador, y luego en el fermentador, cuando el mosto haya sido vertido y previamente colado en ese contenedor.

Muchas personas combinan este método con el método llamado “cold crashing“, que consiste en enfriar la cerveza a casi 0 grados centígrados por un par de días previos a embotellarla, y luego con gelatina.